CÓMO TRANSFORMAR EL CONOCIMIENTO EN PROGRESO SOCIAL: ENTREVISTA CON SANTIAGO SARDÀ ARGILAGÓS

Reconocido en el ámbito de la innovación por su particular perspectiva del desarrollo humano como factor decisivo en la sociedad, Santiago Sardà Arguilagós es el actual Presidente de la Fundació privada Cercle per el Coneixement (Catalunya), organización que tiene como leit motiv transformar el conocimiento en progreso social, promoviendo más allá del cambio y mejora tecnológica que siempre se ha tenido en cuenta, los aspectos más nuevos de la innovación organizacional y actitudinal.

Ingeniero Industrial por la ETSIIB, su actividad institucional se ha visto reflejada en cargos como el de Presidente de la Comisión de Patrimonio de la Cambra de Comerç, Industria i Navegació de Barcelona, Vicepresidente de la Cambra de Contractistes de Barcelona y Miembro del Consell Assessor de l´Escola D´Arquitectura La Salle, entre muchos otros.

 Entrevistado a propósito del especial de estructuras organizacionales de la H3C+NEWS, (Barcelona) contestó lo siguiente.

***

Uno de los principios de la Fundació Cercle per al Coneixement es “Convertir el conocimiento en progreso social”, pero ¿cómo se hace esto?

Este principio está relacionado con el aprendizaje principalmente y significa convertir los procesos del conocimiento en toda la estructura social. Si normalmente hiciéramos que en el aprendizaje se diera un entrenamiento que incorporara valores con contenidos, estaríamos preparando un cambio en la sociedad.

¿Cuál ha sido la principal dificultad de la Fundación al asumir este rol de catalizador social?

Que se trata de una buena idea, pero que no está en nuestras manos aplicarla. Nosotros de esto sólo podemos hacer pedagogía para que los responsables lo asuman. Convertir el conocimiento en progreso social requiere de una reforma muy importante en el ámbito del aprendizaje y el gran problema es que muchos de los que están aportando formación a la sociedad no tienen los conocimientos suficientes. Por eso decimos que esta sensibilización debe estar desde los jardines de infancia, si es que queremos que haya un cambio sustancial.

¿Es decir que se trata de una responsabilidad de la administración, básicamente?

¡No! Es una responsabilidad de toda la sociedad: de los padres, de la administración y de todas las personas involucradas en el sector del aprendizaje. Desde la Fundación se han desarrollado varios proyectos para promover nuevas maneras de aprendizaje, tales como la Llotja CKM (Creative Knowledge Market), Sangakoo (plataforma para el aprendizaje en red de matemáticas), Innocons, (plataforma para promover la conectividad en el campo de la construcción) y los talleres de aprendizaje “Créixer en Lideratge” que este año celebraron su séptima edición.

Hablemos de Innocons…

Innocons se basó inicialmente, y creo que es lo más importante en relación con los principios de la Fundación, en el hecho de compartir en red. El sector de la construcción siempre se ha sido muy individualista y la idea era estructurar una plataforma basada en compartir la creatividad con conectividad mediante una labor de coaching efectivo con tal de contribuir a la transformación de la manera de pensar las cosas de hoy. Con esos principios, hemos logrado desarrollar diversos ámbitos del sector y unir personas de la administración y de la propiedad con personas pertenecientes a empresas (fabricantes, direcciones facultativas, arquitectos, ingenieros, así como constructores generalistas y especialistas), quienes han compartido sus inquietudes para una mejora continua del sector.

En Safer Europa, iniciativa privada de la cual usted participa, se promueve la transferencia de conocimiento a través del coaching. ¿Podría explicar cuál es el modelo de gestión de esta iniciativa? ¿Su modelo de negocio?

La idea básica ha sido la de buscar expertos que tengan unos conocimientos en algo concreto para poder transmitirlos a terceros en empresas u organizaciones que así lo requieran. Lo básico no es generar riqueza, sino que se puedan transmitir los conocimientos que las personas tienen, creando relaciones de confianza. La diferencia de este coaching con el coaching comercial, es que nuestra propuesta se basa en la búsqueda del conocimiento y la capacidad para transmitirlo. Directamente no hay un modelo de negocio porque no se busca generar riqueza como objetivo principal. Esto genera negocio porque los coachs facilitan colaboraciones dejando al criterio del cliente la retribución económica que crean adecuada.

Nuevamente el tema de los valores como eje rector.

Una cosa es no querer generar riqueza y otra que no la genere. Indudablemente los expertos que hacen esto, generan riqueza porque sus clientes están satisfechos y quieren retribuir el tiempo que se les dedica. Este tipo de coaching nunca genera discrepancia sobre lo que se tiene que abonar, ya que el cliente siempre abona lo que cree conveniente y el receptor de dicho conocimiento siempre está satisfecho.

¿Estamos hablando de transacciones comerciales basadas en valores?

Se trata, de transacciones basadas en la confianza, pues el que recibe el coaching es conciente de que a partir de esta relación se está generando más riqueza en su organización, con lo cual quiere que su asesor siga trabajando con él.

Esto me hace ir hacia la reflexión de que actualmente hay una presencia, cada vez mayor, del concepto “economía del conocimiento” en la agenda mediática, pero da la impresión de que aún no hay parámetros definidos que orienten por dónde hay que empezar la evolución del sistema económico. ¿Cuál es la agenda de la Fundación, en este sentido?

Desde la fundación se promueven fuertemente los talleres de aprendizaje “Créixer en Lideratge”, que ya cuentan con siete ediciones y que, hoy por hoy, son la excelencia que da respuesta a esto que estamos hablando. ¿Qué problema hay? Pues que aunque tengamos el deseo de avanzar, a la hora de la realidad las personas están preocupadas por resolver sus urgencias. Lo que desde la Fundación estamos haciendo es un planteamiento a largo plazo que cuesta que tenga efecto. Nos gustaría que participara más gente; que fuera más fácil, pero tenemos un entorno no favorable. Estamos trabajando en un tema al cual la sociedad no le hace caso, ya que la lógica social es más mercantilista, más a corto plazo y pensar que el conocimiento es la solución actual y del futuro es algo que aún no se asume en la sociedad.

Sin embargo, la labor de sensibilización ha sido importante.

Por supuesto. Si hace 10 años, hubiéramos hablado de un Salón del Conocimiento, como por ejemplo, Biz Barcelona, nos hubiéramos reído todos y ahora es bastante normal hablar de estos temas.

¿Qué autocrítica le queda de toda esta experiencia acumulada?

Bueno… Siempre somos muy críticos con las estructuras actuales que no funcionan, pero si entramos en la lógica de la mejora continua, veríamos que lo podemos hacer todo de una manera diferente. El tema fundamental de la transformación es la transformación de las personas. Y vuelvo a lo que he mencionado antes: si no tenemos contenido, cómo queremos que las organizaciones sean buenas. Como Presidente de la Fundación el ideario básico para poder desarrollar estos planteamientos ha sido fundamentalmente observar y pensar para convertir estas acciones en trabajar y figurar. Pero hay que trabajar más que figurar. De todo esto, lo básico es observar y eso lo aprendí de pequeño en las colonias veraniegas cuando nos ponían frente a un paisaje para mirar y luego explicar qué habíamos mirado…

¿Le sirvió de algo este entrenamiento?

Sí: para que fuera capaz de utilizar todos los sentidos. Observar es un primer paso en el desarrollo del conocimiento porque si sólo utilizamos uno de los sentidos y los demás nos los guardamos, no funcionamos. El desarrollo de los sentidos no significa usar un sentido detrás de otro, sino todos a la vez y eso es una educación básica que debemos impartir en las escuelas porque sino nos quedamos con las prestaciones del ser humano muy reducidas. La trilogía básica para lograr esto sería: observar-pensar-trabajar. Definitivamente tenemos que trabajar para tener más conocimiento y tenemos que ser capaces de aplicar valores a la sociedad; ser políticamente incorrectos cuando los contenidos y los valores no sean prioritarios para propiciar el progreso social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s