Archivo de la etiqueta: Mindware

CÓMO TRANSFORMAR EL CONOCIMIENTO EN PROGRESO SOCIAL: ENTREVISTA CON SANTIAGO SARDÀ ARGILAGÓS

Reconocido en el ámbito de la innovación por su particular perspectiva del desarrollo humano como factor decisivo en la sociedad, Santiago Sardà Arguilagós es el actual Presidente de la Fundació privada Cercle per el Coneixement (Catalunya), organización que tiene como leit motiv transformar el conocimiento en progreso social, promoviendo más allá del cambio y mejora tecnológica que siempre se ha tenido en cuenta, los aspectos más nuevos de la innovación organizacional y actitudinal.

Ingeniero Industrial por la ETSIIB, su actividad institucional se ha visto reflejada en cargos como el de Presidente de la Comisión de Patrimonio de la Cambra de Comerç, Industria i Navegació de Barcelona, Vicepresidente de la Cambra de Contractistes de Barcelona y Miembro del Consell Assessor de l´Escola D´Arquitectura La Salle, entre muchos otros.

 Entrevistado a propósito del especial de estructuras organizacionales de la H3C+NEWS, (Barcelona) contestó lo siguiente.

***

Uno de los principios de la Fundació Cercle per al Coneixement es “Convertir el conocimiento en progreso social”, pero ¿cómo se hace esto?

Este principio está relacionado con el aprendizaje principalmente y significa convertir los procesos del conocimiento en toda la estructura social. Si normalmente hiciéramos que en el aprendizaje se diera un entrenamiento que incorporara valores con contenidos, estaríamos preparando un cambio en la sociedad.

¿Cuál ha sido la principal dificultad de la Fundación al asumir este rol de catalizador social?

Que se trata de una buena idea, pero que no está en nuestras manos aplicarla. Nosotros de esto sólo podemos hacer pedagogía para que los responsables lo asuman. Convertir el conocimiento en progreso social requiere de una reforma muy importante en el ámbito del aprendizaje y el gran problema es que muchos de los que están aportando formación a la sociedad no tienen los conocimientos suficientes. Por eso decimos que esta sensibilización debe estar desde los jardines de infancia, si es que queremos que haya un cambio sustancial.

¿Es decir que se trata de una responsabilidad de la administración, básicamente?

¡No! Es una responsabilidad de toda la sociedad: de los padres, de la administración y de todas las personas involucradas en el sector del aprendizaje. Desde la Fundación se han desarrollado varios proyectos para promover nuevas maneras de aprendizaje, tales como la Llotja CKM (Creative Knowledge Market), Sangakoo (plataforma para el aprendizaje en red de matemáticas), Innocons, (plataforma para promover la conectividad en el campo de la construcción) y los talleres de aprendizaje “Créixer en Lideratge” que este año celebraron su séptima edición.

Hablemos de Innocons…

Innocons se basó inicialmente, y creo que es lo más importante en relación con los principios de la Fundación, en el hecho de compartir en red. El sector de la construcción siempre se ha sido muy individualista y la idea era estructurar una plataforma basada en compartir la creatividad con conectividad mediante una labor de coaching efectivo con tal de contribuir a la transformación de la manera de pensar las cosas de hoy. Con esos principios, hemos logrado desarrollar diversos ámbitos del sector y unir personas de la administración y de la propiedad con personas pertenecientes a empresas (fabricantes, direcciones facultativas, arquitectos, ingenieros, así como constructores generalistas y especialistas), quienes han compartido sus inquietudes para una mejora continua del sector.

En Safer Europa, iniciativa privada de la cual usted participa, se promueve la transferencia de conocimiento a través del coaching. ¿Podría explicar cuál es el modelo de gestión de esta iniciativa? ¿Su modelo de negocio?

La idea básica ha sido la de buscar expertos que tengan unos conocimientos en algo concreto para poder transmitirlos a terceros en empresas u organizaciones que así lo requieran. Lo básico no es generar riqueza, sino que se puedan transmitir los conocimientos que las personas tienen, creando relaciones de confianza. La diferencia de este coaching con el coaching comercial, es que nuestra propuesta se basa en la búsqueda del conocimiento y la capacidad para transmitirlo. Directamente no hay un modelo de negocio porque no se busca generar riqueza como objetivo principal. Esto genera negocio porque los coachs facilitan colaboraciones dejando al criterio del cliente la retribución económica que crean adecuada.

Nuevamente el tema de los valores como eje rector.

Una cosa es no querer generar riqueza y otra que no la genere. Indudablemente los expertos que hacen esto, generan riqueza porque sus clientes están satisfechos y quieren retribuir el tiempo que se les dedica. Este tipo de coaching nunca genera discrepancia sobre lo que se tiene que abonar, ya que el cliente siempre abona lo que cree conveniente y el receptor de dicho conocimiento siempre está satisfecho.

¿Estamos hablando de transacciones comerciales basadas en valores?

Se trata, de transacciones basadas en la confianza, pues el que recibe el coaching es conciente de que a partir de esta relación se está generando más riqueza en su organización, con lo cual quiere que su asesor siga trabajando con él.

Esto me hace ir hacia la reflexión de que actualmente hay una presencia, cada vez mayor, del concepto “economía del conocimiento” en la agenda mediática, pero da la impresión de que aún no hay parámetros definidos que orienten por dónde hay que empezar la evolución del sistema económico. ¿Cuál es la agenda de la Fundación, en este sentido?

Desde la fundación se promueven fuertemente los talleres de aprendizaje “Créixer en Lideratge”, que ya cuentan con siete ediciones y que, hoy por hoy, son la excelencia que da respuesta a esto que estamos hablando. ¿Qué problema hay? Pues que aunque tengamos el deseo de avanzar, a la hora de la realidad las personas están preocupadas por resolver sus urgencias. Lo que desde la Fundación estamos haciendo es un planteamiento a largo plazo que cuesta que tenga efecto. Nos gustaría que participara más gente; que fuera más fácil, pero tenemos un entorno no favorable. Estamos trabajando en un tema al cual la sociedad no le hace caso, ya que la lógica social es más mercantilista, más a corto plazo y pensar que el conocimiento es la solución actual y del futuro es algo que aún no se asume en la sociedad.

Sin embargo, la labor de sensibilización ha sido importante.

Por supuesto. Si hace 10 años, hubiéramos hablado de un Salón del Conocimiento, como por ejemplo, Biz Barcelona, nos hubiéramos reído todos y ahora es bastante normal hablar de estos temas.

¿Qué autocrítica le queda de toda esta experiencia acumulada?

Bueno… Siempre somos muy críticos con las estructuras actuales que no funcionan, pero si entramos en la lógica de la mejora continua, veríamos que lo podemos hacer todo de una manera diferente. El tema fundamental de la transformación es la transformación de las personas. Y vuelvo a lo que he mencionado antes: si no tenemos contenido, cómo queremos que las organizaciones sean buenas. Como Presidente de la Fundación el ideario básico para poder desarrollar estos planteamientos ha sido fundamentalmente observar y pensar para convertir estas acciones en trabajar y figurar. Pero hay que trabajar más que figurar. De todo esto, lo básico es observar y eso lo aprendí de pequeño en las colonias veraniegas cuando nos ponían frente a un paisaje para mirar y luego explicar qué habíamos mirado…

¿Le sirvió de algo este entrenamiento?

Sí: para que fuera capaz de utilizar todos los sentidos. Observar es un primer paso en el desarrollo del conocimiento porque si sólo utilizamos uno de los sentidos y los demás nos los guardamos, no funcionamos. El desarrollo de los sentidos no significa usar un sentido detrás de otro, sino todos a la vez y eso es una educación básica que debemos impartir en las escuelas porque sino nos quedamos con las prestaciones del ser humano muy reducidas. La trilogía básica para lograr esto sería: observar-pensar-trabajar. Definitivamente tenemos que trabajar para tener más conocimiento y tenemos que ser capaces de aplicar valores a la sociedad; ser políticamente incorrectos cuando los contenidos y los valores no sean prioritarios para propiciar el progreso social.

SHARISMO: DEL COMPORTAMIENTO SINÁPTICO AL MODELO NEURO-SOCIAL

ENTREVISTA CON ISAAC MAO 

Foto: cortesía de la UOC 

Versión original de la entrevista a publicar en “Mindware” por Helix3c 

Como parte de su programa Tech Talks, a principios de mayo pasado la Universitat Oberta de Catalunya organizó la jornada “Web 2.0: el poder de compartir”, una conferencia participativa donde Isaac Mao, presidente de la Social Brain Foundation y autor de “Sharismo: una revolución de la mente”, profundizó en las características del modelo social y económico que propone; un modelo basado en la estructura neuronal en red que tiene como cometido, facilitar una inteligencia colectiva mediante la sensibilización al hecho de compartir.

Emprendedor social, blogger, hacker, activista, consultor e investigador, Isaac Mao ha sido uno de los primeros blogueros en la comunidad China que alzó la voz contra la censura. Co-fundador de la CNBlog.org y la Chinese Blogger Conference, la actividad de Mao ha estado centrada estos últimos años en la promoción de la cultura digital de libre acceso, la libertad de expresión y la libertad de pensamiento, alcanzando una notoriedad internacional cuando en 2007, lanzó una crítica abierta a Google, por cambiar su estrategia de cara a la manipulación informática en la China del momento.

Actualmente Isaac Mao está investigando cómo aplicar las nuevas tecnologías y las doctrinas sociales al eclipsamiento de la censura y el fomento de la cultura colaborativa. Paralelamente, sus investigaciones recientes apuntan hacia el desarrollo de estrategias que faciliten el desarrollo de una inteligencia colectiva, así como a la promoción de una industria de “software social”.

Y es que “con la Gente de la World Wide Web comunicando de forma más total y libre en la nueva red (“social media”), a la vez que congregándose en un boom de contenido 2.0, se hace necesario estudiar más de cerca la dinámica interna de una explosión tan creativa. ¿Qué es lo que motiva a los que participan en este movimiento y qué futuro quieren crear? Hay un hecho clave: los que comparten están acumulando capital social y una superabundancia de respeto por parte de la comunidad. El factor clave que motiva la nueva red, y el núcleo espiritual de la Web 2.0, reside en un cambio en la forma de pensar que llamamos sharismo. El sharismo propone una reorientación de los valores personales. Está en los planes de las iniciativas culturales orientadas al futuro. El sharismo es también una práctica mental que cualquiera puede probar, una actitud socio-psicológica que busca transformar un mundo amplio y aislado en un Cerebro Social super-inteligente”.

Helix3c tuvo la oportunidad de entrevistarlo y esto fue lo que nos contestó:

El jueves, después de tu conferencia, una gran parte de la discusión sobre Sharism, se centró en el retorno de la inversión (ROI) adquirida a través del intercambio … Personalmente, he encontrado que se trata de una señal de resistencia en la “cultura de no compartir”. ¿Qué piensas?

Si admitimos que somos seres humanos, también debemos aceptar el hecho de que todo mundo es un gran juez sobre la base de su propio eje de valores. Debemos respetar eso. Por lo tanto, la evaluación del retorno de inversión es muy natural cuando tratamos de adoptar una nueva norma. Sharism supone a la gente un ajuste de cuentas más claro para evaluar el esfuerzo de hacerlo. Un pequeño paso hacia la participación no causará pérdidas, pero intercambiando más a menudo, aquellas ideas que se han hecho más grandes a través del re-compartir de otros, pueden ser trazadas en tu favor a través de las redes sociales que favorecen que tus ideas y tu persona queden acreditadas y valoradas. Este tipo de retorno no se puede calcular con la economía de la vieja escuela. Necesitamos una nueva economía para calcular eso.

¿De verdad crees que es posible desarrollar una nueva sociedad basada en el neuro-paradigma? ¿Puedes explicar el origen de esta idea en tu imaginario?

He estudiado los modelos neuronales desde hace mucho tiempo, pero no sólo desde una perspectiva biológica, sino también estructural. Analizando a fondo este funcionamiento, veo que es importante desarrollar una red de personas basada en el paradigma neuronal, pues si la conexión entre neuronas es sorprendente, la conexión entre cerebros es realmente necesaria en el desarrollo de una nueva forma de inteligencia. Nuestra sociedad, hasta cierto punto, se asemeja a un micromundo de conexiones neuronales, algo que puede ayudarnos a descubrir ese nivel inteligencia sagrada (sic) si fomentamos este tipo de conexión. El modelo neuronal básico se compone de canales de entrada y salida y es muy importante la plasticidad de las nuevas conexiones neuronales. El intercambio, en este sentido, es muy importante, ya que activa las neuronas para conectar y funcionar.

Ante este panorama, ¿cuáles son las principales habilidades que los seres humanos deben desarrollar?

Control en la velocidad, sobre todo. Necesitamos innovar en cómo ayudar a las personas a suscribirse rápidamente, publicar y gestionar la información sin caer en una sobrecarga de información. Todo el mundo necesita nuevas tecnologías, pero no debemos cerrarnos a sus funciones. Necesitamos algunos avances en las interfaces de la tecnología humana que puedan ayudarnos a administrar nuestro flujo de información mucho más fácil de lo que lo hacemos en la actualidad. Hoy en día, es fácil acceder a las noticias de última hora en tiempo real y al mismo tiempo, disfrutamos de relajadas lecturas en nuestro tiempo libre. Sin embargo, necesitamos conexiones a Internet ubicuas, incluso sin derechos de autor para las personas que comparten. El espíritu de compartir es la fuerza suprema que crea nuevas tecnologías útiles. Con más y más información que fluya libremente a través de nuestra red social, el sistema neuro-social basado en las personas podrá tomar forma. La “Internet de las cosas” participará y dará soporte a este proceso en la evolución de nuestra inteligencia.

¿Puedes ver una predisposición a compartir, más allá de información, en el escenario mundial actual?

Las personas cuantifican el valor, después comparten. Esto es el núcleo del Sharism. La reacción en cadena del compartir nos ayudará a filtrar la información valiosa de todo el mundo. Las barreras del idioma no serán tan significativas como lo son ahora. Como primer usuario de un “RT” (forma corta para referirse a un “retweet” en el ámbito de Twitter), veo la rápida propagación de un meme (la unidad mínima de la información) a través de varios idiomas. No obstante, aún necesitamos el contacto humano, cara a cara, las interacciones sociales, etc. para formar redes sociales dignas de confianza. Esto es tan importante como la configuración de la tecnología. Incluso una reunión entre dos personas, podrá incorporar una gran cantidad de información compartida incluyendo el lugar, hora, comida, etc. Creo que cada meme, encontrará a su persona ideal, eventualmente.

Durante tu conferencia en el Cibernarium del Mediatic decías que “todo cambió” cuando comenzaste a compartir. ¿Cómo era tu vida antes de eso?

Yo era tan normal como otras personas que nacieron en la década de 1970 antes de iniciar con los blogs en el 2002. Por casualidad, me actualicé a mi mismo varias veces a través del intercambio en las redes coaieles. A partir de entonces, no soy persona de una sola ciudad, de una sola lengua, de una sola comunidad, de una misma área… Siento que mi conocimiento puede ser reutilizado por más personas cada minuto y la vida es mucho más interesante para mí ahora que hace 10 años. Puedo sentir los cambios del mundo y cómo mis contribuciones son parte de él. Lo ideal sería que todos pudieran pensar igual. Hoy en día, compartir es más práctico de lo que podemos imaginar.

¿Cuáles son las cuestiones que habría que tener en cuenta a la hora de evaluar el comportamiento contributivo en las organizaciones? ¿Y en los nuevos modelos sociales?

Podemos ver pioneros del Sharism, ya sean individuos u organizaciones, que están disfrutando de sus retornos. Toda la sociedad está sintiendo el efecto positivo de los retornos, pero se trata de un proceso lento, ya que hay todavía mucha mentalidad capitalista tradicional alrededor. Sin embargo, con más desafíos a los modelos de negocios, los valores sociales tendrán un peso cada vez mayor en cada transacción comercial. Con el tiempo, esto obligará a los recién llegados a unirse.

En tu experiencia, ¿cuáles son los “obstáculos mentales” que habría que superar para poder desarrollar la “cultura del compartir”?

Tenemos muchos legados en nuestra sociedad… Después de todo, también se debe al intercambio cultural en las generaciones anteriores. Sin embargo, no están lejos de ser socialmente los valores razonables. La cultura cerrada, las cámaras secretas, los derechos reservados  y la censura, han limitado nuestra habilidad y coraje para compartir cosas nuevas. Cualquier sociedad que he visitado o en que he vivido me ha permitido ver todos estos tipos de jaulas invisibles que nos rodean. Y no es que tengamos que romper con ellas durante la noche, sino darnos cuenta de que ellas mismas se están volviendo obsoletas.

¿Sabes qué organizaciones o empresas están desarrollando metodologías para compartir? ¿Es necesario su desarrollo? ¿Por qué?

Sé que muchos empresarios están trabajando en la economía basada en el intercambio y la acumulación de capital social. Es muy importante para nuestra próxima generación vivir con confianza en la economía digital. La Universidad de Harvard, junto con la Universidad de  Stanford, acaba de lanzar un programa público para recoger ideas para “Una Internet mejor”. Veo comentarios muy activos al respecto. Algunos movimientos de código abierto, como la Fundación Mozilla, tienen ideas similares basadas en la práctica del navegador. Al-Jazeera, por otro lado, está trabajando muy duro para cambiar sus modelos tradicionales de negocio.

¿Está destinada al ecosistema online la cultura del compartir?

¡No! El reto está en conectar el meme con el átomo. ¡Todo el mundo podrá beneficiarse!

¿Puedes explicar tu idea de “Dios Social”?

Habría que empezar diciendo que siempre estoy buscando mi fe personal… Actualmente toda la sociedad está evolucionando hacia una inteligencia global y lo que veo es muy parecido a lo que ha sucedido en la historia religiosa, en el sentido de que estamos “esperando” que algo ocurra. Muy personalmente, creo que un “dios bebé” está creciendo de la propia sociedad: santo, verdadero y bello.

 

*Christian Obregón es crítico de arte, networker y editor. Graduado en Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Especialización en Innovación Organizacional por Helix3c (Barcelona, España) y en Diseño de Redes Sociales y Asociacionismo por el Laboratorio de Redes Sociales e Innovación del Citilab (Barcelona, España) http://mindwarecorp.wordpress.com


WEB 2.0 EL PODER DE COMPARTIR

Imagen: Jess3

Hace un par de días, tuve la oportunidad de asistir como blogger invitado (representando el trabajo que hacemos desde Helix3c) a la jornada “Web 2.0: el poder de compartir” liderada por Isaac Mao, (autor del libro “Sharism: a mind revolution” y director de la Social Brain Foundation) como parte del programa Tech Talks de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)

Celebrado en las instalaciones del Mediatic del Distrito 22@, el encuentro me significó un aprendizaje importante, sobretodo porque se tocaron algunos de los puntos clave que conciernen a este blog: social media, sharing culture, inteligencia colaborativa, democracia participativa, sociedad-red e innovación social por mencionar sólo unos cuantos.

Además de la somera revisión que Isaac Mao ofreció a los asistentes sobre el estado actual de los medios sociales, la innovación abierta que están suponiendo los nuevos modelos de Internet y la cada vez más popularizada “doctrina neurona” en el sector de la innovación y el desarrollo sostenible, la jornada cobró mucha importancia  a la hora de abrir el debate presencial y online.

Y es que mientras Mao, con un espíritu por demás entusiasta, hablaba de las ventajas y beneficios que en lo social traería el cambio de chip mental que supone el sharismo, la gran mayoría del público se manifestó profundamente crítico , incrédulo e incluso incisivo, desvelando así al menos 5 factores (sin solución durante el debate y en los cuales prometo profundizar en los próximos días) a tener en cuenta en la promoción de una cultura del compartir que me han motivado a escribir este post:

1.- ¿Estamos preparados para “compartir” más que información a través de los medios sociales?

2.- ¿Qué retorno de inversión (ROI) supone esto para las organizaciones y empresas contemporáneas?

3.- ¿Cómo cuantificamos y aprovechamos que exista una cultura del compartir en la organización, pero sobre todo, en la sociedad?

4.- ¿Qué metodologías existen para demostrar que un grupo social que comparte es más efectivo que otro?

5.- ¿Qué habilidades hemos de desarrollar como especie para entrenarnos en desarrollar un modelo social más altruista? 

6.- ¿Se puede vivir de “compartir”?

7.- ¿Será el “sharismo” la política de la próxima superpotencia global?

Interrogantes profundas, sí, ante las que Mao dio respuesta desde lo cualitativo, aclarando que  (al igual que en el proceso sináptico) es en el proceso de compartir donde se encuentrarán las respuestas planteadas anteriormente.

Cito aquí, algunas de sus aseveraciones:

*”Al contrario de lo que se piensa, entre menos compartes, menos poder tienes. Dejando de compartir una idea, perdemos oportunidades para que otros nos retroalimenten con nuevas ideas valiosas asociadas, y por tanto, perdemos también los beneficios que podrían aportar estas ideas potenciales”. 

*”Aún cuando el sharismo es una inclinación natural en el hombre, la educación y la cultura pueden hacer que la perdamos. De este modo, es necesario ejercitarla para recuperarla”. 

*”El sharismo propone un cambio de actitud en las personas, una reorientación de los valores que transformarían nuestra sociedad en un cerebro social superinteligente: un híbrido interconectado de software y personas”. 

El debate está abierto y el camino por recorrer. ¿Qué piensan ustedes?

“EL TALENTO EXIGE PENSAR”, MARC MONRÀS, EXDIRECTOR DE BANCO SABADELL SOBRE LA GENEROSIDAD COMO VALOR ORGANIZACIONAL

Marc Monràs Vinyes es Consejero delegado de Valrà Finances, S.L., un grupo de empresas familiar. Diplomado por IESE, actualmente es miembro del patronato de la Fundació Privada Vincle y de la Fundació Privada Cercle per al Coneixement.

De formación práctica en las áreas financiera y comercial, ha sido director general adjunto de banca comercial y secretario general técnico de Banco Sabadell. En su historial profesional, destaca también su papel como consejero de Sistemas 4B, S.A., sistema de medios de pago.

Marc Monràs se define como melómano, montañero y comprometido con la causa por la libertad de Cataluña.

***

¿Qué es para ti la generosidad?

Dedicar talento y tiempo al desarrollo de iniciativas creativas, ya sean empresariales, sociales o culturales. Para mí el bien mas preciado que existe es el tiempo, vehículo por el que transcurre el talento.

Sé que estás metido de lleno en el mundo de las finanzas y me gustaría saber cómo se ven las cosas sobre este tema desde el sector financiero.

Estaba metido de lleno en el mundo financiero. Ahora ya no. El mundo financiero tiene por costumbre trabajar a corto plazo y todos los vicios que ha desarrollado se deben en gran medida a que sus apuestas frente al libre mercado son pensadas para su aplicación en el corto plazo y todo lo que no resuelven en el corto plazo significa una posible lesión a sus intereses. El mundo financiero es un mundo en el que existe mucha creatividad, pero una parte importante de esta ingeniería creativa está totalmente enfocada al engaño.

El enfoque al corto plazo que realiza el sector financiero le obliga a invertir gran parte de sus esfuerzos creativos  en el desarrollo de la eficiencia interna sin añadir ningún valor en el desarrollo de políticas que puedan suponer mayor eficacia en rendimiento del talento, en forma y expresión más sociales.

Definitivamente hay un cambio de paradigma en el aire…

El tema es que apostar por un cambio de paradigma en el sector financiero, significa desarrollar iniciativas en momentos en que no hay crisis. Los deberes en este campo deben hacerse cuando las cosas van bien, no cuando van mal. Cuando el círculo es virtuoso es cuando uno puede dedicar más tiempo a la utopía, entendida ésta como el camino hacia un futuro mejor. La receta de las empresas y del sistema financiero en general es que cuando las cosas van bien sólo dedican tiempo a hacer mas de lo mismo. De esta manera se olvida que con un cambio de paradigma se podrían desarrollar más iniciativas talentosas mejorando la cuenta de resultados y aplicando modelos de crecimiento distintos a los que aplicamos regularmente. Cuando las cosas van mal, por otro lado, las empresas sólo se fijan en el cutting cost, porque el debate entonces se centra en el ser o no ser de la existencia de la propia empresa. El problema, pues, no es hablar de cutting costen las crisis, el problema es que no se hayan hecho los deberes cuando se estaba viviendo en un ciclo empresarial positivo.

¿Merece la pena perfilar una economía basada en valores; una economía del conocimiento o se trata de una mera utopía como dices?

¡No! ¡No se trata de algo imposible! Es presente y es futuro. Lo que pasa es que en la mayoría de las escuelas de negocios continúan desarrollando las metodologías de siempre. El nuevo presente obliga a aprender, a compartir y desarrollar en el tiempo nuevas estrategias que nos permitan huir de los viejos paradigmas que se hacen de forma mimética y se reproducen de manera automática. El talento exige pensar. Y pensar exige cambiar las cosas para poder pensarlas.Cuando uno se duerme y se levanta poco despierto, repite lo de siempre. Cambiar es un ejercicio y no se gana ningún partido si uno no hace ejercicios para ganar. El problema del cambio es que exige un esfuerzo.

¿Por qué dejaste el sector financiero?

No es que lo haya dejado, sino que necesitaba un cambio. Durante los últimos quince o veinte años tuve que estar al frente de estrategias para grandes redes en el sector… Yo siempre decía que la estrategia pensada para cinco años no existe. Y para diez, menos. Para mí era suficiente pensar en los tres primeros años y corregir al final del primero porque en el sector financiero, si el ángulo de las curvas no sale bien en el primer ejercicio, hay que rectificar rápido. Los analistas no perdonan y el mercado tampoco. Eso exigía una renovación permanente. Después de una vida profesional enteramente satisfecha que me permitió tener, entre otros cargos, el de director general adjunto de banca comercial; secretario general técnico y posteriormente presidente de un banco por Internet, di por terminada una aventura laboral de treinta y siete años en el sector para  dedicarme a aquello  que a mí también me apetecía desarrollar.

¿Podrías compartirnos algunas de tus iniciativas?

Actualmente estoy desarrollando algunas iniciativas patrimoniales y otras de desarrollo en temas de emprendeduría con socios con los que comparto iniciativas que yo solo, como financiero, no podría desarrollar porque mi forma de pensar me dificultaría ejecutarlas en tiempo y forma como es debido. Un ejemplo de estos negocios es Sangakoo, donde se desarrollan metodologías de aprendizaje en red de matemáticas por Internet, u otro, Repara, una tienda-taller abierta a la reparación informática y electrónica que se está posicionando como alternativa al cierre de tiendas de informática en ciudades como Barcelona y Sabadell. Ambos proyectos plantean un modelo de negocio distinto al convencional. Repara, cuya facturación va en aumento, está incidiendo en la reparación como modelo de crecimiento y no en la venta de nuevo software o hardware. La filosofía de Repara está vinculada con el aprovechamiento de recursos y capacidades incidiendo en lo que es útil para crecer y no en lo que es inútil y  consume recursos tontamente. Proponemos, pues, un crecimiento basado en el consumo inteligente mi ideología está a favor del consumo, pero es a la vez anticonsumista.

¿Hay que innovar en la manera de generar productividad?

Esto va a sonar muy feo, pero lo lanzo con muy poca vergüenza: el sistema económico evolucionado no tiene otra solución que aumentar la productividad. Y aumentar la productividad se puede hacer de dos maneras: o bien innovando y aplicando el talento a producir mas con el menor coste  y utilizando el máximo esfuerzo colaborativo o bien de manera tradicional, es decir por la vía del cutting cost que puede asociarse a pagar menos, bajar el listón del bienestar y del consumo general y sacarle el máximo beneficio a los distintos intervinientes del proceso de producción actuales.

Definitivamente estamos frente a un tema de cultura. Pensando en esto mientras hablabas me venía a la mente el llamado “mercado de los conceptos”. ¿Consideras que es factible imponerlo en un entorno global?

Sí. Y por necesidad, además. La utopía es lo que a mi me interesa. Lo que tú dices es una utopia necesaria y en tanto que es necesaria, se va a imponer. Lo van a imponer las sociedades desarrolladas, y las sociedades no desarrolladas lo copiaran por necesidad. Lo que pueda pasar entre India, Brasil, Rusia o China en relación a Canadá, Nueva Zelanda, EEUU, Inglaterra o Alemania será muy interesante. No tengo duda de cómo se leerá la historia futura. En definitiva los valores de una nueva cultura se irán fusionando a la fuerza. Pero al principio de esta entrevista he dicho que lo más importante de la generosidad es dedicar tiempo a pensar y transforma el futuro.

¿Hace falta buenismo o hace falta madurez?

Yo creo que hace falta buenismo maduro; buenismo de verdad. Creo que el buenismo al que te refieres es un engaño que lo único que hace es no resolver el tema de cómo llegar a la igualdad de oportunidades. Para llegar a esta igualdad de oportunidades falta la generosidad de unos que no debe confundirse con el buenismo sino con exigencia y compromiso en la realización de iniciativas en base a la aplicación de conocimiento y creatividad. Y vale la pena que la administración, empresariado y sociedad sean capaces de vertebrar el triangulo entre la universidad, el capital y la administración al servicio del ciudadano.

Esto definitivamente necesita gente preparada. ¿Dónde se prepara esta gente, Marc?

Se prepara cada día en casa, leyendo y trabajando en red, pensando las cosas para hacerlas mejor; buscando la excelencia. Es esencial tener una buena formación de base que se actualice cada día, trabajar por  prueba-error mejorando las formas de relacionarse, organizarse y buscar  en los demás la cobertura de nuestros déficits para compartirlos. Y no es muy difícil; lo que es muy difícil es abandonar la droga de los paradigmas que usamos cada día sin pensar.

¿Qué consejo darías a los lectores para adoptar la generosidad como una herramienta de gestión organizacional?

Yo daba cuatro consejos a mi gente cuando estaba al frente de toda la red comercial del banco. 1. Divertirse haciendo las cosas (a “caraperro”, no) 2. Aplicar el mismo criterio a lo personal: si continuamos disociando el trabajo de lo personal, siempre estaremos a “caraperro”. 3. Hacer las cosas por convencimiento propio compartiendo los elementos positivos y no perder el tiempo con lo que en catalán llamamos “La cançó de l´enfadós”. Ya sabes, mejor morir de optimismo que morir de depresión  4. Encajar cada cual en el rol que le permite evolucionar a mejor (no hay que) intentar cambiar las habilidades que tenga cada uno. Uno de los mandamientos del decálogo impreso en una tarjeta plastificada que llevaba toda mi gente cuando era director general decía: “Libertad de pensamiento y discusión en la elaboración de estrategias, disciplina en la acción”.

CONSULTA LA VERSIÓN ORIGINAL EN CATALÁN DESDE http://ht.ly/3iNFi

OPERACIÓN MINDWARE: DE LA INTELIGENCIA COLABORATIVA COMO UNA DE LAS BELLAS ARTES

Hace un par de semanas, en el contexto de la primera jornada de “Créixer en Lideratge 2010″, se presentó en las instalaciones de Helix3c en el distrito 22@ Barcelona, el primer número de “Mindware”, la publicación periódica sobre entrenamiento en Ecosistemas del Conocimiento que estoy editando en colaboración con la gente de Helix y la Fundación privada Cercle per al Coneixement (Círculo por el conocimiento)

Mientras tenemos lista la traducción de este primer número, cuyo PDF completo en catalán pueden desacargar desde aquí les comparto la versión en castellano de mi artículo que sirvió de editorial con el afán de irlos introduciendo un poco más a este proyecto. ¡Seguiremos informando! ;p)

Operación Mindware: de la Inteligencia Colaborativa como una de las bellas artes

La tarde del primero de diciembre de 2008, las instalaciones de Helix3c, en el distrito 22@ de Barcelona, se llenaron de júbilo. Acabábamos de lanzar al ciberespacio el número 0 de la “H3C+NEWS”, el boletín electrónico bimestral que ha dado origen al proyecto “Mindware”.

Para quienes no lo conozcan, el boletín ha tenido desde su proyección, unos objetivos alineados con la intención de servir de plataforma de difusión de las actividades de Hèlix, la Fundació C. Coneixement y la Xarxa Growing Up, aunque es preciso mencionar que la inquietud más persistente ha sido todo este tiempo, la de producir de manera colaborativa una “reflexión práctica” entorno a los “conceptos-madre” que se han venido desprendiendo desde hace ya 6 años, de “Créixer en Lideratge”, el ciclo anual de entrenamiento en diseño, desarrollo y mantenimiento de Ecosistemas de Conocimiento, organizados por las tres entidades arriba mencionadas y liderados por el profesor Itamar Rogovsky (fundador del Growing Resources Institute de Tel Aviv, Israel) y el  Dr. Pere Monràs (pesidente fundador de Hèlix y vicepresidente de la Fundació C. Coneixement)

Recuerdo gustoso las reuniones con MªRoser Ferré (líder de la gestión de todos los proyectos emprendidos por Hèlix) y Pere Monràs, donde se ventilaron las características editoriales que habría de tener la “news” como al día de hoy llamamos al boletín del que les cuento.

“Has de mirar más hacia dentro y no tanto hacia fuera para configurar el ADN del boletín”, recomendaba enfático el Pere, quien convencido de la importancia de comunicar el pensamiento organizacional que se estaba generando a raíz de la inducción de Hèlix, me confiaba así la configuración de los contenidos del boletín. Un poco a tientas y un poco de manera intuitiva, entendí que la personalidad de dicho proyecto habría de tener como característica principal, la de materializarse desde un espíritu colaborativo. ¡Eureka! Lo estamos logrando.

Echando mano de algunos trucos aprendidos en mi experiencia como editor, contacté con cada uno de los colaboradores para sondear su predisposición a participar del proyecto. Sorpresivamente, a los primeros convocados a participar no sólo les pareció una buena iniciativa, sino que también aceptaron participar aportando muy buenas propuestas. Al día de hoy, este es el espíritu que priva cuando se gesta cada una de las entregas.

La metodología de trabajo empleada ha sido sencilla: luego de recuperar estratégicamente los “conceptos-madre” propuestos por Itamar y Pere (y enriquecidos en gran medida por los participantes de todas las ediciones de “Créixer en Lideratge”), hemos escogido aquellos que consideramos, perfilan líneas de discusión y trabajo relevantes a la hora de constituir lo que llamamos Ecosistemas de Conocimiento (es decir, entornos mentales, virtuales y presenciales propicios para la colaboración en pro de la producción de conocimiento, riqueza y bienestar común entendidos desde la lógica de la economía Win to Win o Economía del Conocimiento) y hemos pedido a nuestros colaboradores que aporten, desde su experiencia en sus diferentes proyectos institucionales y/o empresariales, opinión y recomendaciones vivenciales útiles al respecto con tal de generar estrategias orgánicas que sirvan de guía al ciudadano común interesado en emprender procesos de innovación social aplicada al desarrollo.

Los tópicos, ya lo verán, van de la Creatividad a la Singularidad pasando por el Networking, el Autoliderazgo y la activación del Talento aplicados al negocio.

Hemos convenido en titular “Mindware” a la presente compilación (confeccionada con el material “De Fondo” producido en el primer año de existencia de la “H3C+NEWS”) un poco por provocación en cuanto al uso regular del vocablo y un poco porque consideramos que la evolución del sistema económico vendrá no sólo de la innovación material (hardware) o la innovación tecnológica (software) sino también de la innovación actitudinal e intelectual colectiva (mindware) ¡Nos encantaría saber qué piensan al respecto!

¿QUÉ QUIERE DECIR POS-POLÍTICA?

El viernes pasado, se suscitó una discusión interesante en el foro “Área de Conocimiento 2. Tema 1″ del curso “Asociacionismo 2.0″ impartido por el Laboratorio de Redes Sociales e Innovación (Lab_RSI) del CitiLab (Cornellá) en el que estoy participando y que me gustaría compartir por aquí, ya que viene muy a cuento con lo que les venía contando respecto de la evolución de la web, las aplicaciones que se le están otorgando, las (r) e-voluciones que está cusando…

Luego de interesantes debates sobre el origen  de Internet  y el crecimiento exponencial que está teniendo a últimas fechas desde el boom de la Web 2.o , los community managers postearon “La nueva política”, un artículo de Luis Ángel Fernández Hermana (director del Lab_RSI), en el que plantea grosso modo la necesidad de especialistas en ciencias de las redes que a su vez formen especialistas en ciencias de las redes a fin de construir ecosistemas virtuales con esquemas de socialización alternos, esquemas que de hecho se están “materializando”  ya en interesantes fenómenos como el edupunk, las RSV (las Redes Sociales Virtuales no generalistas que están cobrando auge como “antítesis” de las grandes como Twitter o Facebook) o los aclamados knowledge ecosystems . La discusión ya se había puesto buena desde hace unas semanas cuando hablábamos sobre los usos de las redes generalistas, pero ahora surgió un tema que me ha venido ocupando desde hace varios meses cuando en Hèlix3c pusimos en marcha un proyecto de diseño de  nuevas políticas organizacionales del cual les contaré en otro post, pero que ha terminado siendo el motor principal de este blog.

En su artículo, Luis Ángel hace un minucioso análisis entorno a los modelos sociales que se están gestando en la red, pero sobretodo a los modelos políticos que ésta ha favorecido desde su surgimiento. Cito como “resumen” un extracto que me parece muy ilustrador:

“Si a este curso lo hemos denominado Asociacionismo 2.0 es porque la encrucijada actual del asociacionismo, de las organizaciones sociales orientadas a satisfacer y proyectar los intereses de sus miembros, tiene también una larga historia en la Red que incluso ha traspasado los márgenes tradicionales de las asociaciones que hemos conocido hasta ahora. La Red ofrece la oportunidad constante para asociarse y hacer las cosas de otra manera, con conocidos y desconocidos, en ámbitos propios o ajenos, locales o globales. Esta oferta indiferenciada, por encima de culturas, sistemas políticos, estructuras religiosas o de cualquier otro tipo, ha colocado a la Política, así, con mayúsculas, en un plano nuevo, apenas insinuado y mucho menos estudiado, a pesar de que hace tiempo que se ha acuñado el término “Política en Red” para señalar un territorio virtual donde otra forma de hacer política es posible. Pero esa no es la cuestión, porque lo posible en realidad ha desbordado el marco tradicional de la política, de los políticos, y no nos resulta fácil convivir con semejante idea. Como dice el antropólogo Manuel Delgado, quizá nos encontremos en la era de la post-política. Ahora bien, ¿de qué se trata, quiénes la ejercen y cómo?”

El artículo, valga decir, ha resultado provechoso porque ha abierto una línea de discusión que parece ir tomando sentido, respecto del diseño de políticas participativas y “nuevos paradigmas de socialización”. Ante la observación de una de las participantes en la que afirmaba que “Me parece percibir que hay, o está creciendo, un caldo de cultivo favorable para explorar otros valores, otras estrategias de intervenir como ciudadanos en la gobernación de los asuntos civiles”, mi postura era clara: hace falta seguir, sí, deseñando hardware y software que nos permita aún más nivel de conectividad, pero también hace falta comenzar a recalar en la necesidad de “mindware” que se adecue a las nuevas condiciones como ciudadanos de entornos off y online, es decir  nuevas políticas globales, pos-políticas si se quiere, según Manuel Delgado, a quien cita Luis Ángel en su artículo.Entre los comentarios al foro no falto quien mecionó la palabra utopía. Ustedes, qué piensan, proponen…


¡EVERYONE IS A MINDWARE!

¡Por fin, online! Hace un par de meses que venía planeando este blog, en el que, entre otros temas, estaré posteando entorno a una serie de temas que, aunque ser parte sustancial de mi actividad como digital native, no había desarrollado más allá de los meros compromisos laborales: desarrollo organizacional, tecnologías 2.0, social management, marketing 2.0, economía del conocimiento, sociedad red, web 3.o, e-novación 2.0, pos-política, desarrollo sustentable,  ciberpunk, web 4.0, e-learning, edupunk, gadgets, widgets…

A diferencia de mi blog fuckindreamer en el que archivo mi actividad como crítico de arte, a través de MINDWARE CORP. pretendo dialogar y  compartir mis inquietudes, intereses, propuestas, dudas y críticas sobre los nuevos medios de comunicación, sus usos, sus perspectivas y prácticamente todo lo que tenga que ver con el desarrollo neuronal en red tanto en el ámbito personal como organizacional y por supuesto artístico y cultural. Y es que si “Everyone is an artist” por qué no también decir que ¡Everyone is a Mindware!…

Y para empezar, este video que me llegó a fuckindreamerland vía Xplane en el que se se muestra el estado actual de la red. ¡Enjoy!


Sigue leyendo